El espíritu de la generosidad

El espíritu de la generosidad
 
La generosidad implica más que simplemente dar: significa también cooperar con los demás.
 
El mayor acto de generosidad es el de ir más allá de las flaquezas y errores de otros con nuestra visión, y ayudarlos a reconocer sus valores innatos.
 
Quienes son genuinamente generosos son los que se han esforzado por superarse. Tales personas poseen la capacidad de ser generosas porque comprenden el profundo esfuerzo que implica lograr la bondad.
 
Sienten empatía porque entienden las dificultades que afrontan quienes intentan conocerse a sí mismos.
 
Una persona generosa también es benévola hacia quienes prefieren hacer caso omiso de la bondad o incluso criticarla, pues sabe que la necesidad del bien no se puede pasar por alto indefinidamente.
 
OM SHANTI

No se admiten más comentarios